Acción Urgente: MARCHA CAMPESINA

 

EL OBSERVATORIO SURCOLOMBIANO DE DERECHOS HUMANOS Y VIOLENCIA (OBSURDH) APOYA LA MARCHA CAMESINA

Durante los días 11 y 12 de octubre del presente año el OBSERVATORIO SURCOLOMBIANO DE DERECHOS HUMANOS Y VIOLENCIA-OBSURDH  ha recibido diferentes denuncias provenientes de los campesinos que se desplazan hacia la ciudad de Neiva, en las que refieren que soldados del Ejercito Nacional de Colombia obstruyen su libre movilización desde sectores rurales hacia las cabeceras municipales.  Es el caso de  los marchantes procedentes de zonas rurales como “El Pato”, “Balsillas”, “Algeciras” a quienes se les somete a requisas minuciosas y extremadamente lentas cada tres o cuatro kilómetros, al parecer con la intención de obstruir la llegada a su destino, lo que se constituye en una clara violación de sus Derechos.  

Es en ese contexto de hostigamiento por parte del Gobierno Nacional,  que el OBSERVATORIO SURCOLOMBIANO DE DERECHOS HUMANOS Y VIOLENCIA-OBSURDH emite la presente ACCIÓN URGENTE,  convocado a la sociedad civil huilense, a la opinión pública nacional e internacional, a los medios de comunicación, a los Organismos Gubernamentales y No  Gubernamentales encargados de la defensa, protección y promoción de los Derechos Humanos, para que brinden su apoyo real y concreto a los líderes y a las comunidades que se movilizan en defensa de sus Derechos.
Hacemos un llamado a las instituciones para que establezcan los procedimientos, adecuen sus servicios, y designen a personal capacitado para garantizar el dialogo respetuoso y responsable con los dirigentes, se atiendan de manera pronta, oportuna y eficaz sus requerimientos y se garantice el retorno de los campesinos a sus sitios de origen sin hostigamientos, amenazas, ni persecuciones, de acuerdo con los parámetros establecidos por la Constitución Política y los Tratados en materia de Derechos Humanos.
Exhortamos a la Fuerza Pública  y a los medios de comunicación para que eviten señalamientos, comentarios y acciones que atenten contra el verdadero propósito de la movilización campesina, que según lo han ratificado en numerosas ocasiones sus representantes, no es otra que manifestar ante las autoridades regionales y nacional, el estado de profundo deterioro en que se encuentra la actividad laboral en el campo y la necesidad de una verdadera política agraria que restituya el conjunto de los Derechos de las comunidades campesinas en la región Surcolombiana, históricamente azotada por el olvido, la violencia y la falta de inversión social. 
Recordamos la obligación del Estado colombiano de garantizar y proteger el conjunto de los Derechos Humanos de todos los ciudadanos,  en particular de quienes se encuentran en especial situación de vulnerabilidad o riesgo y exigimos una vez más se establezcan los mecanismos que permitan una solución política al conflicto social y armado en Colombia.

A lo largo de décadas,  miles de campesinos e indígenas a nivel nacional han utilizado el 12 de octubre para recordar al país la expropiación de sus tierras, la violación sistemática de sus Derechos y la pérdida de la soberanía nacional.

Aunque la violencia contra campesinos, indígenas, afrodescendientes y sectores populares en el departamento del Huila y la región Surcolombiana datan de lustros, este gobierno se empecina en desconocer preceptos constitucionales respecto a las libertades de asociación, y de movilización, criminalizando la protesta ciudadana.